Uso de los tiempos verbales

Se indican los significados y usos de los tiempos de los verbos.

Modo indicativo

Presente (amo, como, subo)
Indica que la acción significada por el verbo sucede al mismo tiempo en que uno habla: “¡Qué frío hace!”, “Leo este libro”. Significa que la acción es algo que se acostumbra hacer o es habitual: “Comemos a las dos de la tarde”, “Los muchachos juegan todos los domingos”. Manifiesta una acción que es o se considera verdadera, que pasa siempre o a la que no se le supone un límite: “La Tierra gira alrededor del Sol”, “El que la hace la paga”, “Todos los hombres son mortales”, “El universo se expande”. Hace que el tiempo de la acción se entienda como actual o próximo, o que la acción se entienda como segura: “Mis tíos vienen de Guadalajara para la Navidad”, “Firmo el contrato cuando te vea”, “Luego te lo doy”. Vuelve actual, para los fines del relato, una acción pasada o histórica: “Colón descubre América en 1492”, “Cárdenas expropia el petróleo”. Se usa en el antecedente (prótasis) y en el consecuente (apódosis) de las oraciones condicionales: “Si estudias, te doy un premio”, “Si corres, lo alcanzarás”. Significa mandato: “¡Te bañas de inmediato!”, “Cuando veas salir el Sol, me avisas”.

Pretérito (amé, comí, subí)
Indica que la acción significada por el verbo ya pasó, ya terminó o es anterior al momento en que se habla: “Nació en Mérida”, “Estudió la primaria”, “Creí que me caía”, “Corrió hasta que lo detuvieron”.

Futuro (amaré, comeré, subiré)
Indica que la acción se realizará después del momento en que se habla: “Te llamaré por teléfono el lunes”, “Jugaré muy pronto”. (En lugar de esta forma, por lo general se usa más en México el futuro perifrástico, que se hace con el presente de indicativo de ir, la preposición a y el infinitivo del verbo: voy a amar, voy a comer, voy a subir, etc.) Expresa la posibilidad, la probabilidad o la duda acerca de algo presente: “Tendrá unos veinte años”, “¿Será posible que haya guerra?”, “¿Qué horas serán?”. Indica mandato: “No matarás”.

Copretérito (amaba, comía, subía)
Indica que una acción pasada es de carácter duradero o sin límites precisos: “Los niños jugaban mucho”, “Miraba las nubes”. Indica que la acción es habitual, que se acostumbra o se repite varias veces: “En aquella época nadaba a diario”, “Disparaba a todo lo que se movía”, “En mi pueblo dormíamos en hamacas”. Expresa una acción que sucede al mismo tiempo que otra pasada: “Cuando salí a la calle, llovía”, “Estuve enfermo, me sentía mal”. Indica que una acción pasada comenzó pero no se terminó: “Salía cuando llegó mi hermano de visita”, “Quería ir pero no pude”, “Leía y me quedé dormido”. Indica que una acción es dudosa, posible, deseable o que sólo sucede en la fantasía: “Creía que dormías”, “Pensé que sufrías”, “Podías haberlo dicho antes”, “Yo era el príncipe y tú, la princesa”. Se puede usar en el antecedente o en el consecuente de oraciones condicionales: “Si lo hacías, me enojaba contigo”, “Si me escribieras, te contestaba”. Expresa con cortesía una acción: “Quería pedirle un favor”, “¿Qué deseaba?”.

Pospretérito (amaría, comería, subiría)
Indica que una acción sucede después de otra que es pasada: “Dijo que lo haría más tarde”, “Vendría cuando terminara la limpieza”. Manifiesta un cálculo sobre una acción pasada o futura, o que la acción es posible: “Cuando llegué serían las diez”, “Bastaría con diez pesos para comprar cacahuates”, “Caminaría por toda la ciudad buscándote”. Se usa en la consecuencia de las oraciones condicionales: “Si pudiera, lo haría”, “Si quisiera, lo ayudaría”. Expresa la acción con mucha cortesía: “Querría pedirle un favor”, “¿Levantaría su pie para sacar el mío?”.

Antepresente (he amado, he comido, he subido)
Indica que una acción, comenzada en el pasado, dura hasta el presente o tiene efectos todavía: “Este año ha llovido mucho”, “He decidido renunciar”, “Ha tenido que ver al médico todo el año”, “Siempre he creído en la bondad humana”, “La ciencia ha progresado en este siglo”, “Si no han pagado para el martes, los desalojan”. Indica que la acción sucedió inmediatamente antes del momento presente: “He dicho que te salgas”.

Antepretérito (hube amado, hube comido, hube subido)
Significa que la acción fue anterior a otra acción pasada: “Apenas lo hubo dicho, se arrepintió”, “Una vez que hubieron cantado, no volvieron a abrir la boca”. (En México se usa raramente y en estilos literarios o muy formales; por lo común se usa el pretérito de indicativo para los mismos significados: “Apenas lo dijo, se arrepintió”).

Antefuturo (habré amado, habré comido, habré subido)
Expresa que la acción es anterior a otra acción en el futuro, pero posterior con relación al presente: “Cuando vengas por mí, ya habré terminado el trabajo”, “Para el sábado habré salido de vacaciones”. Puede expresar duda acerca de una acción pasada: “No le habrás entendido bien”. En ocasiones expresa sorpresa ante una acción pasada: “¡Si habré sido tonta!”, “¡Habráse visto qué tontería!”.

Antecopretérito (había amado, había comido, había subido)
Significa que la acción pasada sucedió antes que otra también ya pasada: “Me dijo que había comprado un terreno”, “Supuse que ya lo habías visto”, “¿Cómo que perdiste? ¡Tú siempre habías ganado!”.

Antepospretérito (habría amado, habría comido, habría subido)
Indica que la acción sucede después de otra pasada y antes de una que, para el pasado, sería futura: “Me prometió que cuando yo fuera a recoger al niño, ella ya lo habría vestido”. Expresa que la acción puede haber sucedido en el pasado o la suposición de que hubiera sucedido, aunque después se compruebe que no fue así: “En aquel entonces habría cumplido 20 años”, “Se anunció que los bombarderos enemigos habrían atacado una población de campesinos”. Manifiesta la opinión o la duda acerca de una acción presente o futura: “¿Habría sido necesario el ataque?”, “¿Habríamos creído que fueran capaces de hacerlo?”. Se puede usar en la consecuencia de oraciones condicionales: “Si hubiera llegado, te habría avisado”.

Modo subjuntivo

Los tiempos del modo subjuntivo expresan relaciones de anterioridad, simultaneidad o posterioridad de las acciones, con respecto al tiempo en que sucede otra acción o al tiempo en que uno habla; por eso, aunque sus nombres —presente, pretérito, futuro, antepresente, antepretérito, antefuturo— se correspondan con los del modo indicativo, deben considerarse por separado: los del indicativo se refieren al tiempo real mientras que los del subjuntivo son relativos con respecto a ese modo.

Presente (ame, coma, suba)
Significa que la acción del verbo sucede al mismo tiempo que otra o después de ella: “Cuando salga, lo atrapas”, “Lo quiero tanto como lo quieras tú”, “Deseo que estés bien”, “No sé si cante”, “No creo que venga”, “Que nos vaya bien”, “Me pidieron que hable en la junta”. Expresa mandato: “Que me dejes en paz”, “Sepan todos”, “¡Que se callen!”. Manifiesta la negación del imperativo: “Ve a casa/No vayas a casa”.

Pretérito (amara o amase, comiera o comiese, subiera o subiese)
Indica que la acción del verbo sucede al mismo tiempo o después de otra, ya sea pasada, presente o futura: “El maestro le pidió que se presentase al examen”, “Mandó que podara los árboles”. Manifiesta la posiblidad de que algo suceda o haya sucedido, o una opinión acerca de ello: “Si agradeciera los favores, sería mejor”, “No debieran haberse molestado”, “Quizá viniera porque necesitara algo”. Se usa en las oraciones condicionales: “Si tuviera parque, no estaría usted aquí”, “Si tuviese dinero, me compraba una casa”, “Si me besaras, viviría feliz”. Manifiesta cortésmente un deseo o una pregunta: “Quisiera hablar con usted”, “Si me volviese a explicar el problema, se lo agradecería”.

Futuro (amare, comiere, subiere)
Expresa que una acción venidera es sólo posible: “Quien así lo hiciere, que la nación se lo demande”. (No se usa en la lengua hablada; y en la escrita, solamente en ciertos escritos legales.) Se usa en ciertas frases hechas, como “Sea lo que fuere” o “Venga quien viniere”.

Antepresente (haya amado, haya comido, haya subido)
Expresa que la acción es pasada y terminada, y además anterior a otra: “No me dijo que hayan estado en Veracruz”, “Cuando haya terminado la tarea, jugaré con mis amigos”. Manifiesta el deseo, la suposición o la probabilidad de una acción pasada y terminada: “Ojalá hayamos ganado la votación”, “Que hayas dicho la verdad es importante”.

Antepretérito (hubiera o hubiese amado, hubiera o hubiese comido, hubiera o hubiese subido)
Indica que la acción es pasada y terminada, y anterior a otra igualmente pasada: “Lo hubiese anunciado cuando dio los otros avisos”. Manifiesta la posibilidad o el deseo acerca de una acción pasada: “Si lo hubiera sabido, habría venido de inmediato”, “¡Que hubiera nacido rico!”, “Si hubiera venido, la habría conocido”, “Hubiera visto el paisaje durante mi viaje”.

Antefuturo (hubiere amado, hubiere comido, hubiere subido)
Expresa la posibilidad de que una acción haya sucedido en el futuro: “Si no hubiere cumplido mis promesas el año próximo, mereceré un castigo”. (No se usa actualmente, con excepción de algunos textos legales.)